LATIDOS Y EMOCIONES: MEDIA MARATÓN ELCHE 2017

LATIDOS Y EMOCIONES: MEDIA MARATÓN ELCHE 2017

Hay carreras especiales y sin duda la Media Maratón de Elche ha vuelto a sorprenderme un año después. Esta carrera me permite disfrutar tanto de mi ciudad que creo que nunca me cansaré de correr por sus calles. En ellas he sufrido, he reído, he llorado y he aprendido que lo importante es siempre aquello que consigues con esfuerzo y empeño. Por eso decidí crear hace un año el Globo Molón en esta prueba: para devolver a la gente todo lo que el running me había enseñado. Para ayudar y compartir trayecto en una aventura, la de correr, en la que todos somos ganadores. Todos. Ganamos cada vez que nos comprometemos con nosotros mismos.

El Globo Molón estuvo arropado en todo momento y la foto de grupo a primera hora de la mañana del soleado domingo ya dejaba entrever que esta carrera sería increíble. Cuando hice por primera vez esta carrera las mujeres aún éramos minoría en la línea de salida pero este año todo había cambiado. Vi tantas mujeres dispuestas a superarse a si mismas que no podía estar más orgullosa de haber elegido, hace ya cinco años, este camino de deporte y salud. Un camino que te lleva no sólo a metas personales concretas sino que te abre las puertas a una nueva forma de comprender tu día a día, de ser capaz de hacerte valer y de demostrar al mundo que estamos aquí para algo más que ver la vida pasar. El Globo Molón tenía una misión: cuidar, animar y acompañar a todas las personas que se sumarán a él y así lo hice desde el primer momento de la carrera.

Muchas chicas se unieron y hubo tanta gente que nos animó a nuestro paso que no podía dejar de sonreír. Pero casi en el kilómetro 3 el globo rozó una palmera y se pinchó. Me pilló desprevenida y era demasiado pronto en carrera para dejar de ir sin globo, no podía hacerle eso a todas las personas que tenían el globo de guía. Así que hice una llamada y pedí otro globo molón para que estuviera preparado en el kilómetro 7 y me di cuenta que mis últimas carreras están llenas de paralelismos con la vida, de inconvenientes inesperados que debes ser capaz de solventar para seguir tu camino. Y así fue, me volví a colocar el globo y esta vez estaba dispuesta a darlo todo para llegar a meta. Ahora ya nada podía salir mal.

Creo que lo más difícil de una prueba así es mantener la motivación durante tantos kilómetros, de mantener intactas las ganas y llevar el grupo unido. Miraba a mi alrededor y toda la gente que me acompañaba tiraba con fuerza, le plantaba cara a su reto con determinación y sus miradas de complicidad me daban aún más impulso a mis piernas. Nombres propios, historias personales, emociones a flor de piel… Y es que cada uno se pone el dorsal con un pretexto. Cada zancada tiene un significado, cada metro tiene detrás una batalla ganada. Y ser partícipe de cada una de las historias de las personas que deciden ir a tu lado es la mejor muestra de cariño que alguien puede recibir.

Cuando nos dimos cuenta apareció ante nosotras el kilómetro 11 y yo no podía dejar de animar al grupo. Estaba orgullosa de todas ellas, de cada una de sus historias para llegar hasta ahí y de su esfuerzo. Las calles se abrían a nuestro paso y las sonrisas no se borraron nunca. Elche te engancha sobre todo en los últimos kilómetros, rodeados de palmeras y huertos y con las chicas eufóricas por alcanzar la meta. Al encarar las calles hacia la meta comprendí que de nuevo había ganado. Este 2017 me está haciendo ganadora sin necesidad de subir al podium. No me cansaré de decirlo. Ahí estaban todas esas personas que habían confiado en mi atravesando el arco de meta. El Globo Molón había cumplido su misión. Un año más la Media Maratón de Elche, la más antigua del mundo, volvía a hacerse hueco en nuestro corazón runero.

Agradecimientos especiales: Ana y Bea por vuestro apoyo en todo momento en carrera. A Lorena y José por no dejar sola a Isa. A Isa por ser valiente y decidir hace un año que quería dejar de ver las carreras desde fuera y ayer pasó por la meta de su primer medio maratón. A las Marujas Acelerás, con ellas aprendí la importancia de la lealtad y el compañerismo en el running. A Ana por estar siempre en todo lo que hago y por luchar hasta el final. A la sevillana Vanessa por tanto cariño y a Carmen por su respaldo constante. A Elena por su sonrisa y determinación. A Kiwi, Patri Beltrán y Patricia Simón por sus gestos de cariño. A Rosa por ser más fuerte de lo que ella piensa y bajar dos minutos de su anterior marca. A todos los que me aportáis tanto para que cada día sea un poco mejor. GRACIAS DE CORAZÓN.

Fotografías: Moreau Photography y Portu Elche

Categorías: Sin categoría
Compartir:

comments (2)

Ana Mora
3 Abril, 2017 Reply

Gracias a ti, bonita! Eres todo motivación y alegría, no me cansaré de decirlo. Haces que correr sea algo más que hacer marcas. Haces que correr sea una catarsis de liberación de endorfinas. Genial iniciativa la del Globo molón y una carrera muy chula!

Anónimo
3 Abril, 2017 Reply

Gracias, gracias y mil gracias por hacer de esta carrera la más especial que he vivido, todo lo que se diga es poco para describir lo que vivimos ayer, por muchas mássss
Vanessa ( La Sevillana😂😘)

Déjame tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies