CORUÑA: CONQUISTADA POR MUJERES VALIENTES

CORUÑA: CONQUISTADA POR MUJERES VALIENTES

Y así, como quien no quiere la cosa, me guardo en mi memoria al lado del rincón de los recuerdos bonitos, la quinta Carrera de la Mujer en lo que llevamos de año. La ciudad elegida esta vez fue A Coruña y sus 6,5 kilómetros junto al mar han hecho que me lleve un gran recuerdo de este fin de semana. El running, una vez más, ha unido a más de 7.000 mujeres con un objetivo común: pasar el arco de meta con el que ver cumplidos sus objetivos, sus retos, sus sueños. Y yo me siento una privilegiada por poder estar ahí para verlo. Pero mi fin de semana de running comenzó el viernes en Vigo junto a Andrea (@ladycompostela) y Águeda (@mamafitenapuros) corriendo por el Parque de Castrelos y dando inicio a unos días que se quedan en mi memoria para siempre.

El sábado fue el día previo para recoger el dorsal, conocer A Coruña, perderme por sus calles y visitar algunos sitios bonitos y emblemáticos como la Torre de Hércules que también nos recibió con los brazos abiertos el día de la carrera. A Coruña es tradición, es mar y viento pero también es un espacio cosmopolita con encanto. Mi dorsal, con número par, me presagiaba una buena carrera. Hasta el momento las otras carreras de la mujer que he disputado han sido un intervalo de correr y andar a causa de la gran cantidad de mujeres. Pero A Coruña me dejó disfrutar del puro running desde el principio…

El domingo amaneció muy fresco y nublado lo que hacía que la marea rosa de camisetas resaltara aún más. Arcos preparados, música a tope, risas, fotos, nervios y mucha mujer deseando oír el pistoletazo de salida. Busqué a las chicas Zurich para la foto de grupo y aunque la mayoría iba a hacerla andando hubo una valiente, Chus, que quería correr y a ello fuimos. Nos colocamos muy cerca del arco de salida, el ambiente nos envolvía y cuando nos dimos cuenta ya estábamos corriendo a tope, exprimiendo cada metro.

La avenida que da a la playa de Riazor nos guió hasta la Torre de Hércules y a los pies de la misma dimos la vuelta para recorrer la otra mitad del circuito que nos llevaría hasta la meta. Esta vez sí pude correr todo la carrera, con un ritmo muy alegre que daba subidón. Me encontré bien, mi compi Chus iba motivada y las chicas de la carrera animaban sin parar. Tanta mujer junta con un único objetivo: hacer deporte ¡es algo increíble! Cuando nos dimos cuenta habíamos dejado de lado el kilómetro 5 y el arco de meta se veía al fondo de la avenida. Apretamos más, hasta ir sin aliento ya que sabíamos que una meta disfrutada es una meta también sufrida.

Me encantó entrar de la mano con Chus. Ella decía que nunca había hecho más de 5 kilómetros pero cumplió como una campeona. Se superó. Y como ella todas las mujeres que se calzaron las zapatillas de deporte. Cada una con una historia, con un recuerdo, con un anhelo, con un sentimiento. Con una excusa positiva que nos hace más grandes cuando pasamos el arco rosa. A Coruña fue conquistada por mujeres valientes y yo no puedo ser más feliz por formar parte de ese grupo de campeonas. Sevilla y Barcelona ¡esperadme, que ya llego!

Categorías: Sin categoría
Compartir:

comments (3)

Pilar
18 Septiembre, 2017 Reply

Yo disfruté como una enana. Esta carrera es un espectáculo.Mi cara (del mismo color de la camiseta)en la foto lo dice todo, jajaja!!!!

Pilar
19 Septiembre, 2017 Reply

Yo lo pasé como una enana, sólo hay que verme la cara (del mismo color que la camiseta)🤣🤣🤣

Tania
19 Septiembre, 2017 Reply

No tuve el gusto de encontrarte pero me hubiese gustado mucho muchísimo conocerte. Te sigo desde hace poco y solo puedo decir que me encantas!!!!
Un besiño y sigue asi!!!!!!!

Déjame tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies